Curiosidades de la Agencia Tributaria que nadie explica (1)

Hola a todos!

Durante todos los años que llevo ejerciendo mi profesión, las he visto de todos colores. A veces, después de un episodio de indignación máxima, de impotencia, o de injusticia evidente, siempre digo lo mismo .. Esto lo publicaré, no puede ser que pasen estas cosas a la administración!

Pues bien, ha llegado el día. Pero tendré que hacerlo por fases, porque seguramente sería demasiado extenso como para ser una lectura amena.

Hoy os voy a contar algo que me pasó con Hacienda hace aproximadamente dos años.

Como bien sabéis, las obligaciones fiscales no se pueden eludir. Si hay un plazo para presentar impuestos y nos pasamos, nos estamos arriesgando a sanciones, recargos, etc. Pues bien, parece que cuando son impuestos habituales, todo está totalmente preparado. Hay programas de ayuda, formularios para llenar con los datos económicos, y que el impuesto se pueda cumplimentar y enviar en pocos clics. Pero, y si es un impuesto que habitualmente sólo hacen los bancos? Os hablo del modelo 194.

Este modelo no tiene programa de ayuda, no tiene formulario para cumplimentar online, así que sólo está permitido adjuntar un archivo txt con los datos a declarar.

Pues bien, para generar este archivo txt hay unas instrucciones de unas 50 páginas, que si no sabes algo de programación te suena a chino. Pero aún así, como persona jurídica estás obligado a presentarlo por vía telemática, y obviamente hay un día límite.

Mi día límite, después de pasarnos varios días intentando hacer el txt, al intentarlo enviar nos reportaba error. No había manera de presentarlo, así que optamos por generarlo en pdf y hacer un escrito a Hacienda con el impuesto y explicando que no pudimos presentar a tiempo por un error.

Recibimos varios requerimientos, los que contestamos que era imposible porque daba error. Y en última instancia nos consideraron REBELDES por negarnos a presentar el impuesto. Haciendo caso omiso a nuestros escritos.

Perrrdona? Rebelde? La indignación fue absoluta. Pero la cosa no quedó ahí, no. Volvimos a repasar las instrucciones, de pe a pa, y sorpresa! Las instrucciones tenían un error, no se lo pierdan. En lugar de un 0, tenían un 1, por lo que reportaba un error al enviar el archivo. No sé ni cómo lo descubrimos, pero entré en cólera.

Finalmente, nos retiraron las sanciones tras el escrito que les envié con mucho cariño, pero trabajo y tiempo nos costó la incompetencia.

Y esto es una pequeña historia de muchas anécdotas que os iré contando.

 

Elisabeth Moreno

Co-fundadora de Win to Win

Recent Posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search